El piropo – Día a día de una habitante de Warnes 1/2

El otro sentido de la palabra “Factura”
8 diciembre, 2017
El piropo- Día a día de una habitante de Warnes 2/2
9 diciembre, 2017

El piropo – Día a día de una habitante de Warnes 1/2

Un taller automóvil en la calle Warnes. | Foto: A. Labadie

Compartí esta Nota en:

Ser mujer y vivir en Argentina …

… es entrar en el mundo maravilloso (o no) del piropo. Y cuando una vive cerca de Warnes, la calle de los repuestos automóviles, la calle más concentrada en testosterona de Capital (después de una cancha de fútbol quizás), la iniciación es un poco brutal.

 

 CAPÍTULO 1

El paseo por la calle de los garages

Para leer el 2º capítulo : hacer clic acá

 

Todo empezó un día de verano, un día de mucho calor, me pongo un short para salir afuera y … tengo un sensación extraña. Miradas… Me cruzo con un hombre ya maduro que me da como un beso en el aire. Un bocinazo, a lo lejos. Noto que otro varón grita, me llama. Pero debe de ser un error, ¡no tengo nada que ver en el asunto! Miro atrás para ver a quién se está dirigiendo. Nadie. Más tarde, mientras espero para cruzar la calle, un taxi pasa delante de mí. El conductor toca el claxón, me mira a los ojos por la ventanilla abierta y me grita ” Linda! “. Ya no queda duda: se trata de mí. Así fue como entré a esta realidad, torpemente. Y esto sólo era el principio.

El piropo, es esta pequeña palabra lanzada al aire por un hombre a una mujer para celebrar sus encantos físicos

El piropo, es esta pequeña palabra lanzada al aire por un hombre a una mujer para celebrar sus encantos físicos y que puede acompañarse según el gusto de : un silbido, un bocinazo, un beso en el aire. El piropo o el reflejo de esta extraversión y exuberancia que me parece caracterizar la vida acá, al menos según mis criterios de francesa. En general, está directamente relacionado con la vestimenta de una. Tardé en entenderlo aquel día, pero parece que el shortcito dejando ver mis piernas fue decisivo. La escena se repitió, y pasó a ser no cotidiana, pero bastante común por esta calle. Adopté la costumbre de las chicas de acá de usar calzas (lo que las españolas llaman mallas). Son prácticas y adaptadas a cualquier situación. Pero descubrí que incluso con las piernas y el pecho bien cubiertos también recibía comentarios masculinos. Porque el efecto ” piropo ” no nace de donde yo pensaba.

¿Qué es lo más silbado? ¿Lo más glorificado? ¿Lo más codiciado en la cultura latinoamericana? No, ¡ no es el escote de una mujer! No. El rey del mambo es el trasero! Es interesante darse cuenta que los criterios de bellezas son puramente culturales, y que el deseo, que parece a primera vista tan espontáneo, se construye también. En Argentina, lo que aprecian los hombres de una mujer son sus caderas y la curva de sus nalgas más que la de sus senos. En el centro de estética, estas curvas son objeto de un cuidado especial: la tira de cola. Al contrario de lo que pasa en Europa, la versión colaless (tanga) del traje de baño no es nada chocante en una playa argentina o brasileña, mientras el topless sí. Conviene entender entonces que el piropo, muchas veces viene de atrás.

En Argentina, lo que aprecian los hombres de una mujer son sus caderas y la curva de sus nalgas.

 

Para leer el 2º capítulo : hacer clic acá